LA SOMBRA DEL 3º B por Paula Ruiz

halloween 09 098

Dice mi abuelo que los portales sin ascensor son antiguos y esconden secretos. Yo no creo en  esas historias pero nunca se lo he dicho a mi abuelo, me encanta que crea que soy tan inocente como cuando tenía 5 años y que me sigo creyendo todas sus historias. Me llamo Eva, tengo 14 años y vivo en un portal sin ascensor, de tres plantas con dos viviendas en cada una. Vivo en el 1º A con mis padres y mi hermano pequeño, Miguel, de 7 años. Aun escuchando las historias de portales siniestros que me suele contar mi abuelo, no creo que mi portal aunque tenga semejanzas con los de las historias tenga secretos. O al menos eso pensaba hasta el 14 de Octubre. Sabía que en mi portal vivía gente rara, pero nunca llegué a pensar que podría ocurrir nada como lo que paso aquella tarde.
Yo salía de clase un Viernes normal a las 2:30 de la tarde, hambrienta y con mi estomago hablando sólo. Me senté en el asiento en frente de la puerta de salida del autobús del instituto. Iba sentada con Ángela, mi mejor amiga. En los asientos de detrás iban sentados Gorka e Iván, amigos míos también; y en los de delante iban Patricia y David. Son buenos amigos, o eso es lo que nos quieren hacer creer. Cuando llegué a la parada bajé con Gorka y nos despedimos de los demás, Gorka es mi vecino, vive en el 1º B. Subimos juntos las escaleras de nuestro portal y cuando estaba cada uno en su puerta nos despedimos. Cuando entré ya percibí las lentejas de mi madre. No me gustan, pero con el hambre que tenía me las comí sin protestar. Al acabar me fui a mi habitación y me conecte al Messenger. Mis amigos ya estaban conectados y estuve hablando con ellos. Quedamos para salir a dar una vuelta por el pueblo a las 5 en mi portal. Cuando acabé de hablar me desconecté y me tiré en el sofá a ver la tele hasta que llegara la hora de ir a prepararme para bajar. Mi madre me llamó para que bajara a tirar la basura y enfadada cogí la bolsa que olía fatal y salí por la puerta. Al salir, me encontré con el matrimonio japonés del 2º A, que se me quedaron mirando y salieron corriendo al oler aquel asqueroso olor. Cuando volví de tirar la basura y subía por las escaleras escuché una pelota de goma botando en la tercera planta del portal, me asomé por el hueco de las escaleras y vi la sombra de alguien pero no le vi bien, estaba todo oscuro y cuando encendí la luz el ruido había parado y la sombra había desaparecido. Pensé que habría sido mi imaginación y entre en casa. Le pregunté a mi madre que quién vivía en el 3º, aunque fuésemos pocos en aquel bloque, solo conocía a los de 1º y 2º piso. Nunca me pregunté quién viviría en el 3º, sabía que en el 3º A vivían un matrimonio de ancianos pero creí escuchar que se habían ido a vivir un tiempo con sus hijos. Mi madre me contesto que no subiera nunca al 3º. Nunca. Pero me resultó extraño que mi madre no supiera que cuando me prohíben algo me dan tentaciones de hacerlo. Me preparé y quedé con mis amigos en la puerta de mi portal.
Cuando estábamos todos les dije:
-¡Hey! ¿Os apetece una nueva aventura?- Se me escapó una sonrisa pícara.
– Cuando dices eso me das realmente miedo, pero no puedo negar que no me hayan gustado nuestras aventuras juntos- dijo Ángela.
– Depende de lo que sea…- dijo David bajando la mirada.
– No seas gallina David, siempre igual.- dijo Iván reprochándole.
-¡Dejadle en paz! Él es como es.- le defendió Patricia.
Los demás nos miramos los unos a los otros sonriéndonos mientras pensábamos todos lo mismo. Aunque la relación entre Patricia y David me parecía lo mas cursi del mundo, no me podía quejar. Yo estaba completamente enamorada de Iván y él de mí, aunque no lo reconociera, y hace unas semanas me enteré de que Gorka estaba enamorado de mí también. Mientras que Ángela estaba enamorada de Gorka. Era todo un lío, pero intentamos llevarnos todos bien olvidando lo que sentía cada uno.
– A mí me apetece una aventura, hace mucho que no tenemos una, ¿de qué se trata? ¿A dónde vamos a ir esta vez?- dijo Gorka entusiasmado.
– Aquí mismo- señalé hacia dentro del portal.
– ¡¡¡¿AAAQUIII???!!!- gritaron todos al unísono.
– Venga Eva, este es el sitio más aburrido del mundo, ¿qué puede haber aquí?- Dijo Gorka.
– ¿Sabes quién vive en el 3º B?- le pregunté.
– Pues nadie, supongo. Con lo triste y aburrido que es este portal nadie querrá a estas alturas comprarse ese piso tan viejo.-
– Allí arriba vive alguien, estoy completamente segura. Mi madre me ha prohibido subir y entonces es porque hay alguien ahí arriba, le he visto esta tarde pero no pude reconocerle. Si no tenéis miedo y creéis que ahí arriba no hay nadie, ¿por qué no subimos?-
Nadie dijo nada. Al de unos segundos Iván para hacerse el chulo delante de mí respondió:
– Yo subo. No soy ningún gallina y no perdemos nada en subir y mirar qué hay. Además nos echaremos unas risas. ¿Quién se viene?- Iván cada día me gustaba más.
-Yo también subo- Gorka, celoso, no se quiso quedar atrás, aunque Iván fuera su mejor amigo también era su mayor rival y eso no le gustaba.
– Entonces yo también- dijo Ángela mirando a Gorka.
– Bueno, ¿y vosotros dos subís o queréis quedaros aquí?- les dije a los que quedaban.
-Subimos- dijeron los dos.
Subimos las escaleras con la luz encendida, despacio, sin hacer ruido, Iván iba el primero con Gorka casi al lado. Cuando ya estábamos en el 2º piso se apagaron las luces y me agarré a Iván lo más fuerte que pude, Ángela hizo lo mismo con Gorka pero a él no se le veía cómodo. Se empezó a escuchar una pelota de goma botando, empezó a caer por las escaleras, yo le susurré a Iván:
– Iván os lo dije, ahí hay alguien. Tengo miedo.-
David muerto de miedo encendió las luces a todo correr y cuando nos dimos cuenta había una pelota de goma llena de sangre a nuestros pies.
-¡¡¡¡¡¿¿¿¿ QUÉ MIERDAS ES ESO????!!!!- Gritó Iván.
– ¿Esto es una broma no? Vámonos por favor. Me estoy asustando.- dijo Ángela.
– Esto no es ninguna broma. Eva vámonos, hablaremos con nuestros padres y que ellos llamen a la policía.- dijo Gorka agarrándome del brazo.
– Está bien, me está dando miedo de verdad.- dije yo agarrando a Iván.
– Yo me quedo. No quiero quedar como un cobarde y esto no me da miedo.- dijo Iván mirándome a los ojos.
– Iván no seas idiota, no me tienes que demostrar nada, vámonos por favor te lo pido. Tengo miedo de verdad.- Dije asustada y preocupada por la contestación de Iván.
-Nosotros nos vamos, estoy arto de estas aventuras vuestras y no quiero líos.- dijo David bajando por las escaleras con Patricia.
Cuando ya se habían ido se apagaron las luces y empezamos a escuchar una voz:
-¿CÓMO OS ATREVÉIS A MOLESTARME NIÑATOS?-
Nos agarramos muy fuerte los cuatro. De pronto se encendió la luz y apareció un ser extraño, con ropa vieja y lleno de sangre, era una especia de hombre mayor casi sin dientes y con los ojos rojos. Empezamos a gritar y bajamos corriendo las escaleras sin mirar atrás, cuando llegamos abajo nos encontramos a la policía que había sido llamada por mis padres cuando se encontraron con David y Patricia y les contaron todo. Los policías subieron con todo tipo de armas y evacuaron el edificio.
– MA…MA…MAMÁ…ERA UN HOMBRE VIEJO…ESTA LLENO DE SANGRE…TENGO MIEDO…IVÁN…QUERÍA QUEDARSE…ESE SER…NOS QUERÍA HACER DAÑO…- lloraba yo mientras abrazaba a mi madre, mis amigos hacían lo mismo entre ellos.
La policía bajó si encontrar nada y de mal humor. Nos echaron una bronca por “inventarnos” cosas que no son verdad y molestarles de esa manera para hacer bromas. Yo indignada le dije a mi madre:
-MAMÁ ES VERDAD. TE LO JURO QUE ES VERDAD. TODOS LO VIMOS.-
-Tranquila, te creo. Te dije que no subieras, y menos un día como hoy.-
Cuando conseguimos tranquilizarnos un poco, mi madre nos contó que cada 25 años, todos los 14 de Octubre ese “ser” aparece en el 3º B lleno de sangre. Dicen que el último niño que subió a molestarle desapareció. Y que ese niño, tenía una pelota de goma. Durante unos meses estuve viviendo con mis abuelos, Gorka hizo lo mismo. No podíamos vivir allí hasta olvidarnos de todo. Desde aquel día no entro en los portales sin ascensor, y creo en todas las historias que me cuenta mi abuelo. Pero, ¿qué ocurrió con aquel niño? ¿Volvería a aparecer ese “ser” dentro de 25 años? ¿Por qué ocurre eso? NUNCA LO SUPE.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: